La Unidad de Cefaleas del H. U. Virgen del Rocio elabora una guía para mejorar el control de las migrañas

La migraña es una cefalea o tipo de dolor de cabeza con unas características especiales. Suele ser pulsátil o como un corazón que late en uno u otro lado de la cabeza, a veces en las dos, suele acompañarse de molestias a la luz y/o al ruido y de náuseas y/o vómitos. 

La migraña es una patología que afecta a personas jóvenes, fundamentalmente a mujeres, siendo más frecuentes entre los 20 y 50 años. Tiene un componente genético, afectando a varios miembros de una misma familia, influyendo otros factores como las hormonas, de ahí el que se relacione con la menstruación, el estrés, insomnio, la obesidad, el abuso de medicación analgésica….

Las migrañas se dividen en episódicas o crónicas dependiendo de la frecuencia de cefaleas al mes, hasta 14 se considera episódica y a partir de 15 crónicas.

Tener dolores de cabezas no es algo normal y hay que tener un control de los mismos y consultar al médico de Atención Primaria.

La migraña es una patología muy frecuente. Más de 5 millones y medio de españoles la sufren, provocándoles una importante discapacidad, con pérdidas de días de trabajo, disminución de productividad, lo que origina despidos o imposibilidad para asistir a eventos sociales familiares y sociales. 

Es importante realizar un correcto tratamiento para disminuir la frecuencia de las crisis, si estas son frecuentes. Y un correcto tratamiento sintomático de las crisis, para disminuir la duración de las mismas y la discapacidad. El tratamiento tiene 3 pilares fundamentales:

CAMBIOS DE HÁBITOS DE VIDA: Dormir 8 horas diarias, comer 5 veces al día para evitar el ayuno prolongado, beber 2 litros de agua diarios para evitar la hidratación y hacer ejercicio 3 días en semana (caminar, correr, montar en bici, bailar…), previenen las crisis de migraña. Realizar técnicas de relajación o evitar el estrés también es recomendable.

TRATAMIENTO PREVENTIVO: A partir de 4 días de cefaleas al mes, dependiendo de la discapacidad que origine, el paciente puede comenzar con un tratamiento preventivo. Los fármacos orales que se usan a diario no son fármacos específicos de esta enfermedad; antihipertensivos, antidepresivos, antiepilépticos… son fármacos que disminuyen el número de crisis. Estos fármacos pueden usarse de forma combinada. Si la migraña es crónica y no es efectivo el tratamiento preventivo oral podemos administrar toxina botulínica en numerosos puntos en frente, sienes, a nivel occipital, cuello y trapecio, repitiendo dosis cada 3-4 meses. En la actualidad disponemos de nuevos fármacos como son son los anticuerpos monoclonales frente al CGRP, que se administran mensualmente y de forma subcutánea.

TRATAMIENTO SINTOMÁTICO DE LAS CRISIS: Se usan antiinflamatorios si el dolor es moderado, triptanes, si es intenso o moderado que no cede con antiinflamatorios. Las crisis deben tratarse pronto, evitar esperar tiempo prolongado si una categoría de fármacos no es efectiva. Usados a tiempo, estos fármacos suelen mejorar las crisis de migraña en casa, sin tener que acudir a urgencias. 

Recuerda que debes cambiar tus hábitos de vida, consultar con tu médico para mejorar tu tratamiento sintomático, comenzar un tratamiento preventivo si lo necesitas y hacer lo posible porque tu migraña no te paralice. Ponle freno. Visibilízala.