En relación a los tristes acontecimientos recientemente publicados, relativos al fallecimiento de una mujer joven en Marbella, atribuido según los medios a un ictus acontecido pocos días después de recibir una dosis de la vacuna contra coronavirus de AstraZeneca, el Grupo de Trabajo de Neurovascular de la Sociedad Andaluza de Neurología desea realizar el siguiente comunicado:


1.- Hasta el momento, los comités de Farmacovigilancia de las agencias del medicamento no han encontrado una relación causal entre la vacunación y los trastornos de coagulación o ictus acontecidos en pacientes que han recibido la vacuna. Estas patologías pueden producirse por muy diversas causas, tanto en personas vacunadas como en no vacunadas. 

2.- Se está realizando un seguimiento estrecho sobre este tema por parte de las entidades responsables de la farmacovigilancia, tanto en nuestro entorno como a nivel internacional, con el fin de tomar las medidas oportunas si en algún momento se demostrase la causalidad de la vacuna.

3.- No hay argumentos científicos para desaconsejar la vacunación en la población general, más allá de las medidas o de las eventuales retiradas de lotes o vacunas concretas que las autoridades sanitarias puedan ordenar en cada momento. 

4.- La enfermedad denominada Covid-19 sí que se ha relacionado, como consta en diversas publicaciones científicas, con un mayor riesgo de trombosis e incluso de ictus, por lo que sigue vigente la recomendación de vacunación, en las condiciones que las autoridades dicten en cada momento, para proteger a las personas y a la población en general de estos y otros devastadores efectos del virus.   

4.- Finalmente, transmitimos nuestras más sinceras condolencias a la familia y allegados de la fallecida.
Grupo de Trabajo de Neurovascular de la Sociedad Andaluza de Neurología.