Tener hábitos de vida saludable, que incluyan una dieta sana y actividad física, así como tener un IMC normal podría ayudar a reducir la acumulación de beta-amiloide y de Tau asociada a Alzheimer, según un estudio que se publicará en septiembre en American Journal of Geriatric Psychiatry.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano de la Universidad de California ha descubierto que llevar una dieta sana, realizar actividad física regularmente y tener un IMC normal puede reducir la incidencia de la acumulación de proteína asociada a la aparición del Alzheimer.

En el estudio, 44 adultos con edades comprendidas entre los 40 y los 85 años con cambios leves en la memoria pero sin presentar aún demencia se sometieron a un tipo experimental de escáner TEP con el objetivo de medir el nivel de placa y de ovillos neurofibrilares en el cerebro. Los investigadores también recogieron información del índice de masa corporal, niveles de actividad física, dieta y otros factores del estilo de vida de los participantes. La placa deposita la proteína beta-amiloide en los espacios entre las células nerviosas del cerebro; los ovillos neurofibrilares encontrados en las células cerebrales como hilos anudados a la proteína tau, se consideran indicadores clave del Alzheimer.

El estudio ha descubierto que cada uno de los diversos factores de estilo de vida -un índice de masa corporal sano, actividad física y dieta mediterránea – estaba ligado a niveles inferiores de placa y ovillos neurofibrilares encontrados en los escáneres cerebrales.

El siguiente paso en la investigación será combinar la imagen con estudios de intervención sobre la dieta, el ejercicio y otros factores de estilo de vida modificables, como el estrés y la salud cognitiva, según David Merrill, autor principal del estudio, que se publicará en el número de septiembre de American Journal of Geriatric Psychiatry.

Fuente: Diario Médico