Recogido en «Neurology»

La Universidad de Helsinki (Finlandia) ha realizado un estudio para analizar, durante 15 años, a los pacientes con hemorragia subaracnoidea que, además, fuman y comprobar si las políticas nacionales de tabaco han reducido la incidencia de ictus.

Un estudio realizado por la Universidad de Helsinki (Finlandia) ha demostrado que las políticas nacionales de tabaco de Finlandia parecen estar reduciendo radicalmente la incidencia de la hemorragia subaracnoidea (HSA).

Este trabajo, publicado en la revista Neurology, ha analizado la relación en los cambios de los pacientes con hemorragia subaracnoidea que fuman, en un periodo de 15 años (del 1998 al 2012). Los resultados indicaron que el número de personas afectadas con HSA fue reduciéndose hasta casi a la mitad, especialmente en las generaciones más jóvenes. Es decir, durante estos 15 años, la prevalencia de HSA se habría reducido en un 45 por ciento entre las mujeres y en un 38 por ciento entre los hombres, menores de 50 años. Entre los mayores de 50, la prevalencia de HSA en mujeres disminuiría un 16 por ciento y, en hombres, un 26, según los datos que revela el estudio de la Universidad.

«Es extraordinario para cualquier enfermedad disminuir tan rápidamente el nivel de población afectada, en un periodo tan corto de tiempo», ha señalado Jaakko Kaprio, uno de los autores principales del estudio y director del Instituto de Investigación Molecular de la Universidad de Helsinki (Finlandia). «Aunque no podemos demostrar una relación causal directa en los estudios realizados, es muy probable que las políticas nacionales sobre el tabaco en Finlandia hayan contribuido a la disminución del número de afectados de este tipo de ictus».

El grupo de investigación ha explicado que, durante décadas, han estado buscando los factores que podrían identificar a las personas con riesgo de ictus. «Los trabajos anteriores habían indicado que el tabaquismo es uno de los factores más importantes, así que la conexión ya estaba establecida entre la disminución del consumo del tabaco y la disminución de la HSA», ha destacado otro de los autores, Miikka Korja, del Hospital Universitario de Helsinki.

Fuente: Diario Médico